Cultura

Científicos del IMO acusan miopía de la elite política y empresarial por cancelación de COP: "No hay dos crisis, hay una sola y es socioambiental"

Científicos del IMO acusan miopía de la elite política y empresarial por cancelación de COP:

Los científicos, asociados al Instituto Milenio de Oceanografía (IMO), no tiene dos lecturas. La cancelación de la cumbre climática COP25 fue un error que revela una comprensión limitada de la elite política y empresarial acerca del fenómeno del Cambio Climático: En el argumento, dado por el Presidente -observan los científicos- se encuentra la evidencia de la falta de visión

En un declaración pública recuerdan que el motivo de la suspensión de la COP25 en Chile no es la falta de seguridad, sino que la reunión no representaba una prioridad para Chile. “Las urgencias están en casa” -dijo el Presidente-, "como si la crisis chilena actual no tuviera relación con la crisis ambiental que enfrenta la humanidad. Líderes con mucha más sabiduría reconocen que no hay dos crisis separadas, una ambiental y otra social, sino una sola y compleja crisis socio-ambiental” (Encíclica Laudato si).

Los expertos en oceanografía son enfáticos en reiterar una de las evidencias más obvias y tajantes del momento que vivimos hoy, la que se creía estaba meridianamente clara por la autoridad, en el sentido que: "La humanidad enfrenta la crisis más grave en la historia de nuestra especie".

Los cambios actuales en el clima -sostienen- y la química del océano son semejantes a los cambios asociados a los más grandes eventos de extinciones masivas, como lo demuestra la del registro fósil. "Como investigadores en las disciplinas de las ciencias del mar, nos vemos enfrentados día tras día a sólidas evidencias científicas que indican que la situación se hace cada vez más grave; esto nos obliga a informar a la sociedad y a los tomadores de decisiones; sin embargo, pocos escuchan".

El modelo neoliberal -apuntan los científicos- ha llegado a su expresión más extrema en Chile está basado en la extracción y la explotación de recursos naturales, con escasa o nula innovación que apunte a agregar valor. "Se limita a extraer la riqueza de la tierra y el océano y a explotar a los seres humanos. Este modelo ha producido en Chile una desmedida desigualdad, injusticia, abuso y, finalmente, rabia, frustración e impotencia que cruzan transversalmente nuestra sociedad. A nivel planetario, el mismo modelo es el que ha generado la mayoría de los daños socio-ecológicos que amenazan la sobrevivencia de la especie humana".

La justa demanda del pueblo chileno -enfatizan- por un nuevo sistema socio-político-económico -incluyendo una nueva Constitución- "está en concordancia con la urgencia de actuar ante la crisis climática abordada por la COP25. Tanto a nivel nacional como a nivel global, la necesidad de un nuevo modelo más justo en la distribución y uso de recursos naturales y económicos, que fomente la innovación para permitir la movilidad social y el desarrollo sostenible, es un imperativo".

Finalmente los investigadores de las ciencias del mar sostiene que "el nuevo modelo que todos necesitamos en Chile también debe estar basado en evidencia, diseñado para poder adaptar el mundo al cambio del siglo XXI. Estamos confiados en que la COP25 se realizará con éxito en otro país, pero frustrados por la limitada visión y decisión de nuestros políticos.

"Ojalá que en poco tiempo más no se vuelva a decir “esta crisis no se vio venir”, pues será demasiado tarde".