Cultura

"El juicio de los Chicago 7": La película de Netflix que celebra la protesta

Este 16 de octubre Netflix estrenará "El juicio de los Chicago 7", una película escrita y dirigida por Aaron Sorkin, que según medios internacionales tiene opciones para participar de la temporada de premios.

La cinta cuenta la historia de un grupo de activistas que fue llevado a la justicia como responsables de incitar a la violencia en una manifestación ocurrida en la Convención Demócrata de 1968 en la ciudad de Chicago. Con humor y bastante seriedad, la película va narrando el juicio y los sucesos previos a este, los que son clave para entender el contexto que plantea la producción: las protestas anti guerra de Vietnam y el gobierno de Richard Nixon impulsando a toda costa el conflicto bélico.

"Ahora sabemos el desastre que significó la guerra de Vietnam. Ahora sabemos que lo que decían esos brillantes jóvenes era verdad, que la gente estaba muriendo innecesariamente y que el poder de ese entonces estaba tomando decisiones muy estupidas", dijo a Cooperativa el actor Mark Rylance, que en "El juicio de los Chicago 7" interpreta al abogado William Kunstler, el encargado de defender a los activistas.

A lo largo de sus 129 minutos la película no escatima en plantear las intenciones revolucionarias de varios de dentro del grupo de acusados, integrado por Sacha Baron Cohen, Jeremy Strong y Eddie Redmayne, entre otros. Pero también visibiliza inmediatamente las intenciones del gobierno estadounidense de encarcelar a los involucrados. "La lección de todo esto son las maquinaciones del poder para oprimir a las voces jóvenes", complementó Rylance.

Pese a estar basada en hechos reales ocurridos en el ocaso de los 60, "El juicio de los Chicago 7" guarda gran relación con lo que ocurre actualmente con las protestas en Chile y en el mundo: el enfrentamiento entre la policía y los manifestantes.

Para Jeremy Strong, actor que interpreta al activista Jerry Rubin, todas las situaciones que muestra la cinta "termina siendo como la luz de una vela comparado con las situaciones que significan enfrentar a la policía".

"Los personajes de esta película hoy estarían en la primera línea de muchas protestas. El país se estaba cayendo a pedazos en ese entonces y ahora siento que está pasando lo mismo", agregó Strong.

Una celebración a la protesta

En ese sentido, la producción plantea una mirada amplia sobre las manifestaciones callejeras que van más allá de la destrucción del mobiliario público y los desmanes. Según Mark Rylance "la violencia en las calles es solo un síntoma, es como un sarpullido en tu brazo. Es un síntoma de la violencia, pero la violencia real está en el sistema".

"Me sorprende un poco la reacción y el criticismo a la violencia de los manifestantes. Nuestros países, Inglaterra y Estados Unidos fueron construidos sobre la violencia. Hay sangre por todos lados", complementó.

Por su parte Jeremy Strong aseguró que "El juicio de los Chicago 7" es "una celebración a la protesta", y recalcó que "demuestra la necesidad de la protesta en la cara de la injusticia y la opresión".

"Es una tragedia que la democracia, esta idea tan nobel que las personas que están en el poder para gobernar han complotado para llegar a estas situaciones tan trágicas. Desafortunadamente, en 60 años de aprendizaje la cosa no ha mejorado mucho. Para nada. En algunos sentidos la cosa se ha incendiado más", concluyó Rylance.