Cultura

¿Por qué supuestamente el martes 13 es un día de mala suerte?

¿Por qué supuestamente el martes 13 es un día de mala suerte?

Para varios países de América y Europa, que se junten un día martes y el número 13 es sinónimo de mala suerte. Pero, ¿de adónde nace esa idea? 

Hay diversas teorías al respecto, aunque hay algunas que cobran más fuerzas que otras. 

De acuerdo a la tradición griega, el día martes tiene una carga negativa por estar relacionado con Marte, un planeta considerado maléfico, y a Ares, el dios de la guerra, la destrucción y la sangre.

Por otra parte, la causa de la mala suerte del número 13 es algo que pertenece a muchas culturas occidentales en base a lo siguiente: 13 personas son las que participaron en la última cena antes de la muerte de Cristo, 13 son los espíritus malignos en las leyendas nórdicas, y en el capítulo 13 del Apocalipsis es donde se habla del diablo como fuente de todo mal.

iStock

En tanto, en España, la mala suerte se atribuye al martes 13 de junio de 1276, cuando la población de Xátiva (Valencia) fue tomada por los musulmanes. Como escribía Marcos Rafael Blanco Belmonte en la revista Blanco y Negro, en 1922, "esto fue un martes, como pudo ser otro día. Pero fue un martes".

Es así como el martes, para ciertas culturas, pasó a ser una señal negativa. De hecho, hay líneas aéreas que evitan la "fila 13" para sus pasajeros o edificios modernos que pasan del piso 12 al 14, salteándose el trece.

Cabe mencionar que incluso hay personas que sufren de fobia a los martes 13, lo cual se llama, de manera no oficial, trezidavomartiofobia.

Y así como en varios países de América el martes 13 es temido, hay naciones donde el día de temer es otro, como por ejemplo, el viernes 13 en la cultura anglosajona o el viernes 17 para Italia.

La cultura asiática, en tanto, asocia el número cuatro con las catástrofes y los malos augurios. Es que la palabra japonesa Shi, que quiere decir muerte, se pronuncia igual que cuatro. Es más, los que sufren de tetrafobia (terror al número 4) dicen Yon, que también significa cuatro, para referirse al número "maldito".