Deportes

De estrella de la gimnasia al porno: "Me ofrecieron tal cantidad de dinero que no pude rechazar"

De estrella de la gimnasia al porno:

Verona van de Leur es una exgimnasta holandesa que ahora tiene 33 años y se dedica al cine para adultos hace cerca de 8 años.

¿Cómo fue la transformación? La exatleta explica su versión en ‘Simply Verona’, una autobiografía que se publicó en 2014, pero la versión en inglés está por salir a la venta.

La promisoria carrera deportiva de la holandesa empezó en 2002, cuando fue subcampeona de Europa con solo 16 años. Solo fue superada por la rusa Svetlana Khorkina, según replica el diario Marca. De hecho, en 2002 fue elegida como la atleta femenina del año en su país.

Sin embargo, algo pasó y su carrera comenzó un declive que terminó con su retiro en el 2008. A partir de ahí la mala relación con sus padres se quebró por completo y la echaron de la casa.

Archivo | Damien Meyer | Agence France Presse
Archivo | Damien Meyer | Agence France Presse

Con el dinero que le quedó de sus días de gloria como gimnasta fue hospedándose en hoteles junto a su novio hasta que se le acabó el dinero, según cuenta ella misma.

Se empezaron a quedar en un auto y la poca plata que conseguían la usaban para comprar comida y pagar gimnasios para asearse. “Pasamos inviernos muy duros, con la nieve cubriendo el coche y hielo en los cristales”, relata, según replica el medio antes mencionado.

La oferta para protagonizar películas pornográficas

Al no tener una dirección fija, no podía optar a un trabajo o ayudas sociales. Reconoce que de vez en cuando robaba para poder comer algo.

Una vez fotografió a una pareja teniendo relaciones sexuales e intentó sobornar a una mujer, por lo que fue denunciada y fue detenida. La policía encontró pornografía infantil en su notebook y además un arma que tenía en el auto donde vivía.

A partir de ahí volvió a hacerse conocida y luego de estar en la cárcel por 72 días, le llegó una oferta para protagonizar películas para adultos. “Me ofrecieron tal cantidad que no pude rechazarlo. Eso podía darme un futuro con el que siempre había soñado”, ha dicho.

“No soy la clásica actriz porno. Lo considero un trabajo”, ha aclarado. Desde el 2011 hasta estos días, Verona se ha dedicado al cine para adultos, tanto en videos profesionales como en grabaciones personales publicadas en el sitio web con su nombre. Espera dejar la industria pornográfica a finales de este año.

Archivo | Marcel Antonisse | Agence France Presse
Archivo | Marcel Antonisse | Agence France Presse