Economía

Marcel ve difícil que el inicio del 2020 sea peor para la economía que el actual trimestre

Marcel ve difícil que el inicio del 2020 sea peor para la economía que el actual trimestre

El presidente del Banco Central, Mario Marcel, profundizó en el duro escenario macroeconómico que dio a conocer el Informe de Política Monetaria (IPoM) de diciembre, el primero luego de la crisis social que se inició el 18 de octubre en el país.

En una presentación realizada ante ejecutivos y empresarios en el Instituto Chileno de Administración Racional de Empresas (Icare), la autoridad monetaria aseguró que el reporte está "marcado" por los sucesos de los últimos dos meses y que "han cambiado la trayectoria de la economía".

"La crisis social tiene un impacto similar a los shocks que ha recibido Chile en algunas crisis internacionales que hemos visto en el pasado, pero el origen es netamente local", señaló el economista.

Junto con asegurar que espera una caída de 2,5% de la economía en el cuarto trimestre de este año, producto del impacto económico de los destrozos y desmanes provocados durante las protestas a lo largo del país, el presidente del ente emisor recalcó que "partiremos el 2020 desde un punto más bajo".

En todo caso, planteó que puede que las perspectivas menos optimistas que han tenido empresarios y consumidores post estallido social "cambien", por lo que "no tienen que ser totalmente pesimistas" las previsiones.

"No proyectamos una recesión técnica. Tenemos la posibilidad de evitar una recesión técnica. Es difícil que el primer trimestre sea peor que el actual trimestre", evidenció el titular del instituto emisor.

También, aludió al impacto positivo que la reconstrucción puede tener en la actividad hacia adelante: "Intuitivamente, si hay una caída instantánea de la actividad, y se inicia un proceso de reconstrucción, es probable que no tengamos un trimestre peor que el anterior", recalcó.

Efecto de la intervención

Marcel también aludió al impacto que ha tenido el programa de intervención del mercado cambiario que se anunció hace dos semanas para contener un dólar que se acercó a los $ 830 en medio de la incertidumbre por la crisis social.

Cabe recordar que el emisor anunció un plan por US$ 20.000 millones, con US$ 10.000 millones en ventas en el mercado spot y US$ 10.000 millones en instrumentos forward a futuro.

"Llevamos los primeros días de la intervención, pero ha sido una medida bastante efectiva para los efectos que se buscaban", dijo, considerando que el tipo de cambio ya se ubica en niveles en torno a $ 767.

Respecto a la política monetaria, Marcel señaló que luego de un período de "pausa", hay probabilidades tanto de subir como de bajar la tasa de interés, dependiendo de las perspectivas de inflación a futuro.

"No hay nada que asegure que después de esos meses de pausa la TPM suba, también puede bajar. La política monetaria mantiene capacidad para responder a nuevos requerimientos", aseguró.