Mundo

Bolivia desiste de "intervenir" hospitales privados ante riesgo de colapso por pandemia de covid-19

Bolivia desiste de

El gobierno de Bolivia desistió el martes de intervenir hospitales privados y planteó en cambio una “alianza” de las empresas con el sector público ante el peligro de colapso de los servicios sanitarios por la escalada del coronavirus en el país.

“Posiblemente el tema de expropiación en un precio justo no se ha entendido bien, si no se ha entendido bien, lo corregimos”, declaró el ministro de Gobierno (Interior), Arturo Murillo, a la cadena de televisión Unitel, un día después de haber anunciado la intervención de dos hospitales privados, lo que levantó críticas del sector empresarial.

La decisión ahora “sería una alianza entre públicos y privados, donde si es necesario comprar un hospital, lo compramos, si es necesario intervenir al hospital y pagarle justo alquiler al dueño del hospital o clínica, lo haremos”, agregó.

Murillo había anunciado el lunes que el gobierno intervendría dos hospitales privados universitarios, el Udabol de Santa Cruz (al este) y Univalle de Cochabamba. Esta decisión quedó ahora en suspenso.

El ministro dijo entonces que la medida tenía la aprobación de la presidenta transitoria derechista, Jeanine Áñez, quien está en cuarentena desde el jueves con un cuadro asintomático de covid-19.

El hospital de la universidad privada Udabol rechazó el mismo lunes la posibilidad de ser intervenido por el gobierno.

Una intervención “se halla reservada para los regímenes de facto, ajenos al sistema de Gobierno democrático, inadmisible en un Estado Constitucional Social de Derecho”, sostuvo en un comunicado.

El hospital de Udabol está todavía en construcción, según el reporte.

“Rechazamos toda medida no consensuada y aceptada, que pone en grave peligro la estabilidad económica y seguridad jurídica de las empresas e instituciones”, dijo de su lado la Federación de Empresarios Privados de Cochabamba.

El gobierno “debe maximizar esfuerzos de coordinación sin entrar en el exceso y poner en duda la fe del Estado”, agregó en un comunicado.

Desde la aparición en Bolivia del virus en marzo, los gobiernos central, regionales y municipales habilitaron de mutuo acuerdo hospitales públicos específicos para la atención exclusiva de pacientes covid-19, pero éstos han comenzado a colapsar por la escalada de la pandemia.

Con 11 millones de habitantes, Bolivia bordea los 49.000 infectados con coronavirus y suma 1.866 decesos.