Mundo

La pandemia se agrava en América e India, mientras que una segunda ola de contagios amenaza a Europa

La pandemia se agrava en América e India, mientras que una segunda ola de contagios amenaza a Europa

Estados Unidos, que vive un aumento exponencial de contagios de coronavirus, superó este sábado los 2,5 millones de casos, mientras la pandemia se agrava en América Latina y en India, en tanto una segunda ola amenaza a Europa.

El número muertos por la pandemia en el mundo araña el medio millón de personas (495.288) en casi 10 millones de contagios (9.875.040).

Con más de 125 mil muertos y más de dos millones y medio de casos, Estados Unidos asiste impotente al crecimiento de la pandemia. Florida relevó casi 10 mil nuevos contagios y 24 muertes en un día, un número sin precedentes.

Es que los contagios aumentaron en 30 de los 50 estados, especialmente en California, Arizona, Texas y Florida.

En Florida, los nuevos casos se están concentrando entre los más jóvenes. La edad promedio de las personas infectadas de 33 años, contra 65 hace dos meses.

“Enfrentamos serios problemas en algunas zonas”, advirtió Anthony Fauci, asesor médico de la Casa Blanca e instó a los estadounidenses a comportarse con responsabilidad.

América Latina

En América Latina, los países más afectados en términos absolutos son Brasil, con casi 1.275.000 casos y 56.000 fallecidos, seguido de México, Chile y Argentina.

Brasil anunció un acuerdo para producir hasta 100 millones de dosis de la vacuna contra el coronavirus desarrollada por la universidad británica de Oxford, que el país sudamericano está ayudando a probar y que figura entre las más prometedoras de las decenas que están experimentando investigadores de todo el mundo.

Y mientras en Ecuador la iglesia Católica consideró un “crimen” la “escandalosa proliferación de casos de corrupción” en medio de la pandemia, el gobierno de Bolivia acusó -sin pruebas- al partido del expresidente Evo Morales de asaltar un convoy con insumos médicos en el marco de otras “actividades irregulares” para afectar a la presidenta interina Jeanine Áñez.

Ante el dilema de qué es primero, si la salud o la economía, Perú decidió poner fin a la cuarentena nacional para reactivar el trabajo, mientras la primera división fútbol comenzaba a entrenar a puerta cerrada para reanudar el torneo local en julio.

El gobierno argentino en cambio, resolvió endurecer la cuarentena impuesta en Buenos Aires y su periferia, el epicentro de la pandemia en el país, que reporta 1.200 muertos y suma 55.330 casos.

Grave situación en India

La situación sanitaria también se agrava en India, el segundo país más poblado del planeta, con más de 1.300 millones de habitantes, donde el número de casos superó el medio millón y los decesos los 15.680 muertos.

Según los epidemiólogos, aún faltan varias semanas para alcanzar el punto crítico por lo que el número de infectados en India podría superar el millón antes de finales de julio.

En Nueva Delhi, con más de 80 mil casos entre sus 20 millones de habitantes, las autoridades han ordenado la requisición de hoteles, salas de fiesta y vagones de tren para reconvertirlos en centros de aislamiento para infectados con el coronavirus.

En Irán, con 2.456 nuevos casos de Covid-19 en las últimas 24 horas, lo que eleva el número de infectados a 220.180 y 10.364 víctimas, el guía supremo, el ayatolá Alí Jamenei, advirtió el sábado que la situación económica empeorará si el país no logra controlar la propagación del virus.

Nuevos focos en Europa

En Europa la necesidad de conciliar turismo con coronavirus mantiene a las autoridades vigilantes ante los numerosos nuevos focos que se detectan en pleno desconfinamiento.

La localidad de Lloret de Mar, en la Costa Brava catalana, ha reforzado el personal municipal para vigilar a los veraneantes y utilizará un dron para detectar aglomeraciones y avisar con un mensaje pregrabado de la necesidad de mantener las distancias de seguridad.

Unas cuerdas de colores marcan las franjas reservadas para cada grupo de edad. El objetivo es “encontrar el equilibrio entre que la gente esté cómoda y relajada y al mismo tiempo sea un entorno seguro”, explica Jaume Dulset, alcalde de este municipio de 37.000 habitantes a 70 kilómetros de Barcelona.