Nacional

El "lunes negro" del obispo Durán: Iglesia Metodista Pentecostal resuelve su expulsión

El

El panorama se sigue complicando para Eduardo Durán, luego que este lunes la Iglesia Metodista Pentecostal de Chile resolviera expulsarlo en medio de la polémica que enfrenta el exobispo regalón de La Moneda.

Durán sufrió de ese modo un nuevo traspié, en medio de las sospechas e investigaciones por el origen de su alto patrimonio y de las fuertes críticas por el divorcio de su esposa para establecerse con su nueva pareja.

Cabe recordar que el obispo fue expulsado el sábado como titular de la Catedral de Jotabeche, en Estación Central, en una decisión adoptada por la Junta de Oficiales de dicho templo, que en el intertanto asumirá el liderazgo de esa entidad.

Esto se suma a su salida del cargo oficial de representante protocolar de la Iglesia evangélica ante la Oficina Nacional de Asuntos Religiosos (ONAR) de la Secretaría General de la Presidencia.

La Iglesia Metodista Pentecostal argumentó su decisión contra Durán en que el obispo ha tenido un comportamiento “apartándose completamente de los principios cristianos, lo que es de público conocimiento y que ha afectado no solamente a esta congregación sino a la iglesia evangélica nacional”.

La entidad de derecho privado fundada ha sostenido un largo litigio con Durán que se remonta a 2012, cuando resolvió expulsar al obispo de sus filas, decisión que el aludido logro revertir en tribunales.

En medio de  esa polémica, Durán optó por formar su propia organización de derecho público, la Primera Iglesia Metodista Pentecostal, con la cual retomó la administración de la catedral y otra sede en Santiago.

La Iglesia Metodista Pentecostal explica ese litigio señalando que “nuestra Corporación no realizó anteriormente reclamo alguno respecto a la utilización por parte del obispo Eduardo Durán Castro de los inmuebles ya mencionados,   evitando así un escándalo público que fuera en perjuicio de la                       hermandad de la Catedral Evangélica y su circuito”.

Sin embargo, aclara que pese a formar su propia organización, Durán siguió en el plano formal-judicial “integrando nuestra corporación debido a que tanto la Catedral Evangélica, el edificio sede y la gran mayoría de las clases son inmuebles pertenecientes a nuestra Corporación”.

El problema de Durán es que no sólo se ratifica su expulsión de su iglesia original, sino que la propia entidad que fundó, la Primera Iglesia Metodista Pentecostal se reunirá en Chillán mañana para iniciar el proceso para definir también su expulsión total.