Nacional

Empresario condenado por corrupción asegura que Lula le pidió plata a la constructora OAS para la campaña de Bachelet

Empresario condenado por corrupción asegura que Lula le pidió plata a la constructora OAS para la campaña de Bachelet

El diario Folha de Sao Paulo reveló declaraciones del empresario José Adelmário Pinheiro Filho, actualmente preso por corrupción y lavado de dinero, asegurando que Lula pidió fondos a la constructora OAS para la campaña de Michelle Bachelet.

Folha de Sao Paulo, uno de los medios mejor informados en la investigación de los casos de corrupción, sostiene que Pinheiro –entonces presidente de la constructora OAS- decidió el pago de 101,6 millones de pesos chilenos para la campaña de Bachelet.

Este se concretó “mediante un contrato ficticio con Martelli y Asociados”, la empresa de Giorgio Martelli, el operador político y recaudador de la campaña presidencial de Bachelet.

Folha recuerda que en Chile, OAS estaba tratando de establecerse desde 2013, cuando ya había logrado unirse a un consorcio para construir un puente en el sur del país (el Puente Chacao).

Según Leo Pinheiro, OAS temía perder el contrato con el cambio de gobierno al año siguiente, pero Lula intercedió por ellos. Según el informe, el expresidente brasileño dijo que habló con Ricardo Lagos, quien habría garantizado que la empresa constructora brasileña continuaría en el trabajo, y luego solicitó dinero para la campaña de Michelle Bachelet.

Pinheiro define a Lula como el intermediario comercial con los gobiernos de Chile y Costa Rica. Pero también reveló otros datos, como el hecho de que la constructora accedió a efectuar una carretera entre Potosí y Tarija en Bolivia a petición de Lula.

Las acusaciones de Pinheiro están contenidas en un informe que los fiscales de Lava Jato compartieron en la aplicación Telegram y al cual accedieron The Intercept Brasil y Folha.

La revelación sobre las supuestas platas que llegaron a la campaña de Bachelet se produce a semanas de la polémica que enfrentó al presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, con la actual Alta Comisionada de DD.HH. de la ONU, a raíz de un informe que advierte sobre la “reducción del espacio democrático” bajo el Gobierno del polémico exmilitar. En respuesta, Bolsonaro elogió el golpe de 1973 y le aseguró a Bachelet que Chile “sólo no es una Cuba gracias a los que tuvieron el valor de dar un basta a la izquierda , entre estos comunistas su padre”.

El delator compensado

La fuente de estos datos es José Adelmário Pinheiro Filho, ex presidente de la constructora OAS, la constructora brasileña implicada en casos de corrupción, en ese país y en otros de la región como Perú.

El empresario fue capturado por la Policía Federal de Brasil en noviembre del 2014, durante la séptima fase de la operación Lava Jato y está condenado en Brasil por corrupción y lavado de dinero por ordenar el pago de 8,6 millones de dólares en coimas para que OAS se beneficie con contratos en Petrobras.

Pero Pinheiro se convirtió en delator compensado, aportando varias pruebas contra el expresidente de Brasil Luiz Inácio Lula da Silva y pudo rebajar su condena de ocho a cinco años de prisión.

Lula, en tanto, quien gobernó Brasil por el Partido de los Trabajadores entre 2003 y 2010, está preso acusado de recibir de la constructora OAS, a manera de soborno, un apartamento a cambio de beneficios contractuales con Petrobras.

El ex mandatario todo el tiempo ha insistido en su inocencia y ha apuntado sus dardos hacia el juez Sergio Moro, quien entonces lideraba los procesos de la operación Lava Jato y que ahora es el ministro de Justicia y Seguridad Pública del Gobierno de Bolsonaro.