Nacional

Eventual aplazamiento de elección de gobernadores y eliminación de inhabilidades: las claves de la cita entre el Presidente y Chile Vamos

Eventual aplazamiento de elección de gobernadores y eliminación de inhabilidades: las claves de la cita entre el Presidente y Chile Vamos

Ya lo había puesto sobre la mesa el ministro de la Segpres, Cristián Monckeberg, en una cita que había sostenido con los jefes de bancada de Chile Vamos, la idea de aplazar la elección de gobernadores y, en vez de que se realicen en abril, homologarlas a las presidenciales y parlamentarias.

Y es que en La Moneda no comulgan con la iniciativa, tal como se encuentra, sin claridad respecto del traspaso de competencias entre las dos autoridades que ejercerán su rol en cada región; como lo es el delegado presidencial, figura designada por el gobierno de turno y el gobernador regional.

Esta es una idea que ronda en la cabeza del Ejecutivo desde incluso antes del estallido social, recibiendo una negativa transversal como respuesta, ya que el proyecto de ley se enmarca en lo que se ha instalado como uno de los grandes triunfos en la vieja batalla por la descentralización.

En la cita, señalaron los presentes, hubo un buen ambiente, a diferencia de la tensión que se sintió en la pasada reunión de similares características, cuando el Presidente Piñera intentó frenar el avance —sin resultados— de la ley que permitió el retiro del 10 por ciento de los ahorros individuales desde las AFP.

También se habló de las inhabilidades de las autoridades para repostularse, una ofrenda que La Moneda le hace a Chile Vamos, especialmente a la UDI, luego que se aprobara sin veto la ley antireelección, la que finalmente se transformó en el detonante de la crisis más profunda del sector, cuando el gremialismo se declaró desafectado del Gobierno y orquestó una estrategia para empujar la reestructuración del cambio de gabinete político del Mandatario.

Por ahora, en los casi dos años que restan de gobierno, se vienen siete elecciones por delante, entre ellas, plebiscito, alcaldes, gobernadores, y en caso de ganar el apruebo, constituyentes y cores.

Sin dudas un más que complejo escenario de cierre para un gobierno que se encuentra con apoyos que rozan los mínimos históricos. La recomposición de la relaciones entre el Ejecutivo y sus partidos es clave para poder navegar con mayor tranquilidad, y una de las misiones principales del nuevo equipo ministerial, pasa precisamente por traer de vuelta al votante decepcionado del Gobierno, pero que vota históricamente por el sector.