Nacional

Horas claves: presidenta del Senado cierra la puerta al ultimátum de los camioneros y rechaza legislar "bajo la presión de un paro"

Horas claves: presidenta del Senado cierra la puerta al ultimátum de los camioneros y rechaza legislar

La presidenta del Senado, Adriana Muñoz (PPD), desestimó legislar proyectos "bajo la presión de un paro camionero”, cerrando la puerta a una de las principales exigencias de la Confederación Nacional del Transporte de Carga Terrestre de Chile (CNTC), que tiene convocado un paro de actividades para este jueves.

La CNTC ha anunciado movilizaciones para exigir que el Congreso tramite con urgencia un paquete de 13 leyes relacionadas con seguridad y sanción de delitos, a raíz de los hechos de violencia en La Araucanía. De acuerdo al gremio, las leyes que ameritan urgencia son la modernización de Carabineros de Chile y Policía de Investigaciones, la modernización del sistema de inteligencia, la que modifica el Código Penal para permitir la utilización de técnicas especiales relacionadas con las conductas terroristas, la que fortalece la fiscalización y persecución de los delitos de robo y hurto de madera, la de infraestructura crítica y la Ley “Juan Barrios”, entre otras.

Sin embargo, Adriana Muñoz cerró la puerta a aceptar el ultimátum de gremio liderado por Sergio Pérez. “No corresponde buscar levantar una agenda legislativa, con 13 temas, que por cierto, como deber de los parlamentarios, podemos analizar, estudiar en su mérito al igual que otros proyectos de ley", dijo tras una reunión con el gremio.

"En mi opinión, no amerita que, bajo el llamado de un paro nacional de camioneros, entremos a debatir y sentirnos presionados a legislar de una manera impositiva", sostuvo la senadora.

Las palabras de Muñoz fueron replicadas por el presidente de la Federación de Camioneros del Sur (Fedesur), cuyo presidente, José Villagrán, acusó que la senadora Muñoz, "que es la segunda autoridad política del país, no tiene ninguna intención de poder ayudar a los chilenos, es lamentable".

"Hago un llamado a todos los conductores de Arica a Punta Arenas, que nos preparemos porque hay que poner en marcha nuestros camiones para ir a colocarlos en las bermas correspondientes, y esperar ahí la respuesta del Ejecutivo", agregó el dirigente de Fedesur, una de las organizaciones de la CNTC.

Desde el Gobierno dicen comprender sus planteamientos, y también han puesto presión al Parlamento para sacar adelante los proyectos, pero al mismo tiempo han salido a condenar las medidas de fuerza y ultimátum.

Ayer, tras una reunión virtual con el ministro del Interior, Víctor Pérez, la CNTC anunció que realizarán manifestaciones "pacíficas" y que no interrumpirán la cadena de abastecimiento del país, retrocediendo a la amenaza previa de que no trasladarán “ni un kilo de arroz”.

Por su parte, el presidente de la Cámara de Diputados, Diego Paulsen (RN), dijo que en la reunión le pidieron al gremio "que no sigan adelante en su paralización, en el entendido de la situación que estamos viviendo en el país, pero nosotros también con el compromiso de abrir los canales de diálogo con el Ejecutivo y con ellos, para poder lograr un acuerdo para proteger la vida de los trabajadores".

"No podemos dar pie a que sigan falleciendo personas como Juan Barrios, o que menores de edad sufran heridas, o como el camionero de Pidima, que sufran emboscadas", afirmó.

“No hay solución de un día para otro”

Tras la sesión de la Comisión de Seguridad del Senado, donde se inició la tramitación del proyecto de ley “Juan Barrios” –una de las iniciativas que está en el petitorio de los camioneros que amenazan con el paro–, el ministro del Interior, Víctor Pérez, se refirió desde La Moneda a la paralización de este jueves.

“Hemos tenido intensas conversaciones tanto el día lunes como el martes y dentro del día de hoy con todas las organizaciones para dar a conocer la postura del Gobierno. Creemos que un paro que evita un normal desenvolvimiento del país, solo va a agravar la situación y no resuelve. Nosotros estamos dispuestos a resolver los problemas de seguridad que ellos plantean”, dijo el jefe de gabinete.

Sin embargo, el ministro aclaró que “no hay solución de un día para otro”, pero añadió que están reforzando las policías y la inteligencia en el área para enfrentar “con todas las fuerzas a estas organizaciones criminales que no dudan en dispararles a personas inocentes”.

En cuanto a la eventualidad de alteraciones de la cadena de abastecimiento producto de la movilización o toma de carreteras, el ministro indicó que “hemos visto las declaraciones y nos han asegurado que ello no va a suceder. Creo en esa palabra que ellos han comprometido. (La cadena de abastecimiento) Eso no está en riesgo y cualquier medida que ponga en riesgo esa capacidad de la cadena de abastecimiento, tomaremos las medidas adecuadas, vamos a estar preparados para cualquier contingencia”, indicó.

Pérez también aprovechó de emplazar a la oposición, señalando que “he visto debilidad en la condena a estos hechos de violencia” y remarcó que “algunos silencios me llaman profundamente la atención”.