Nacional

LATAM adeuda más de 200 millones de dólares a los consumidores chilenos, dinero que no ha reconocido en Chile ni en EE.UU.

LATAM adeuda más de 200 millones de dólares a los consumidores chilenos, dinero que no ha reconocido en Chile ni en EE.UU.

Mauricio Tapia, profesor universitario que, en representación de la asociación de consumidores Conadecus, presentó en Chile hace algunas horas una demanda colectiva contra LATAM, exigiendo que se les restituya a los consumidores chilenos los dineros que la línea aérea aún les adeuda, explicó a El Mostrador que esto era imprescindible y urgente, toda vez que la demandada se ha quedado con ese dinero, que no es de ella.

Enfatizó que LATAM tiene que hacer devolución a cada uno de los consumidores afectados, personas que reservaron y pagaron sus pasajes y que no pudieron usarlos, sea por decisión de la empresa de no querer volar con aviones con pocos pasajeros, por determinación de la autoridad respectiva o por imposibilidad dada por la pandemia. Explicó que la Ley del Consumidor en esto es clara: la aerolínea tiene que responder a sus consumidores si recibió dinero y no prestó el servicio, por cualquier motivo. El dinero tiene que devolverlo, más los reajustes e intereses.

La otra posibilidad es que preste el servicio cuando cese la pandemia, reprogramando los vuelos a satisfacción de los consumidores, cuando estos puedan y quieran, y no cuando la compañía lo imponga. Agregó, el también abogado, que LATAM no solo no está devolviendo el dinero a los consumidores, sino que además ha impuesto medidas arbitrarias, como lo es un plazo máximo para reprogramar vuelos hasta el 31 de diciembre, incluso muchas veces exigiéndole al consumidor que pague dineros adicionales.

LATAM se está quedando con dinero de los consumidores, puntualizó, y afirmó: esta acción colectiva se deduce en Chile, por los consumidores chilenos y para hacerse valer sobre el patrimonio de la señalada compañía aérea en nuestro país, presente o futuro. Por último, Tapia señaló que han ocurrido cosas bastante penosas, gente varada fuera de Chile, personas a las que no se les ha dado una respuesta siquiera o que se les han propuesto cuestiones inverosímiles, con tramitación excesiva, dilaciones, con ofertas absurdas, como la restitución del dinero en 12 cuotas. Todo, con el objetivo de no devolver el dinero de los consumidores.