Opinión

"Tomarse las calles": el plan que trabaja el Ministerio de Transportes por eventual desconfinamiento

El Gobierno se encuentra preparando un plan para comenzar con una futura estrategia de desconfinamiento que se haría de manera gradual. Si bien no se informó cuándo comenzaría a aplicarse, se aseguró que se tomarán en cuenta las precauciones sanitarias y las recomendaciones de expertos.

Ante esto, desde el Ministerio de Trasportes se encuentran trabajando en medidas para aplicarlas en la región Metropolitana -y otras zonas del país- para evitar aglomeraciones en las calles.

En conversación con el programa Expreso PM, la ministra de Transportes, Gloria Hutt, aseguró que “yo no tengo ninguna idea de cuándo podría ser la fecha de un desconfinamiento, pero tenemos que estar preparados”.

De esta manera, indicó que en el ministerio están trabajando en medidas que se han implementado en otros países, explicando que “lo que hemos hecho es mirar qué medidas se han ido adoptando y qué ha pasado con las personas, que es lo que más nos preocupa”.

“Lo que vemos es que las personas quedan con un temor muy grande al contagio. Si lo que nosotros queremos es que se recupere la actividad, tenemos que mitigar ese temor que es legítimo”, añadió.

Hutt informó que se encuentran trabajando en darle protección a las personas y que se cumplan las medidas sanitarias, junto con recuperar la confianza de que el transporte público “no es más riesgoso que otro ámbito”.

Cierre de calles

Con respecto a las medidas, la ministra comentó que la opción en la que se encuentran trabajando es en “disponer del espacio en la ciudad”.

“Lo que necesitamos aquí es descomprimir los grupos. Para eso, por ejemplo, si hay veredas angostas donde las personas tengan que caminar muy cerca, lo que se hace es que uno toma una pista de la calle para que hayan más espacio para caminar” añadió.

Además, señaló que posiblemente se cierren calles.

Descomprimir viajes

Otra alternativa que manejan para descomprimir viajes masivos en el transporte público es que cerca de los ejes donde hay más carga “se habilitan pistas para ciclovías y para caminata”, ya que “algunos viajes pueden ser reemplazados por bicicleta por su longitud y con eso se descomprime en parte”.

Además, comenzaron con conversaciones con los rectores de universidades para poder aplicar cambios de horarios o para “que el primer módulo de clases pueda ser todavía digital al menos hasta fin de año. Eso nos descomprime también la carga de pasajeros durante las horas punta”, indicó Hutt.

“En un lapso de unos posiblemente tres a cuatro meses, al menos, vamos a tener que trabajar tomándonos las calles, es decir, usando el espacio vial de la manera más conveniente para la protección sanitaria de las personas y eso va a ser bien fundamental”, añadió.

Reducir demanda de transporte público

Por otro lado, el Subdirector del Smart City Lab de la Universidad de Santiago, Rodrigo Martin, advirtió que tendrá que considerarse un necesario distanciamiento en los buses y Metro, lo que implicará una menor cantidad de pasajeros por traslado y, por ende, un mayor costo de operación.

“Se tendrá que considerar un distanciamiento dentro de los buses y que estos lleven menos gente, para evitar la congestión”, afirmó.

Además, aseguró que será necesario reducir la demanda del transporte público, para evitar congestiones y rebrotes, a través de una redistribución de los centros de actividad económica, descentralizando la ciudad de Santiago.

“No se pueden duplicar los buses y reducir la oferta generará congestión. Habrá que reducir la demanda, segregando la asistencia al trabajo y la educación”, enfatizó

El especialista planteó que una de las soluciones podría ser que las universidades contemplen clases presenciales solo día por medio. Otra alternativa, sugirió, es proveer a las personas de un sistema similar a un Waze peatonal para que identifiquen las mayores congestiones y puedan evitarlas.

Escucha la entrevista completa a continuación: