Salud

6 recomendaciones prácticas para evitar sufrir intoxicaciones en Semana Santa

En Semana Santa, cuando el consumo de carnes rojas se reduce y es sustituido por abundantes productos del mar, es cuando los peligros de intoxicación aumentan.

Las almejas, ostiones, choritos, ostras, o moluscos bivalvos consumidos crudos o mal cocidos tienen un alto riesgo de generar intoxicaciones si contienen el patógeno Vibrio parahemolitycus, explica la académica de la carrera de enfermería de la Universidad San Sebastián (USS), Valeska González.

La docente agrega que la salmonella es otra de las enfermedades transmitidas por alimentos que se puede evitar tomando medidas muy sencillas.

Ante estos riesgos, desde la USS elaboraron una lista de consejos para saber cómo evitarlos y cómo detectar una emergencia.

Para consumir pescados y mariscos en forma segura:

1- Siempre consumir productos adquiridos en lugares establecidos.

2.- Mantener limpia la cocina en donde se elaboran los productos.

3.- Lavarse las manos siempre antes de cocinar, especialmente después de manipular mariscos o pescados crudos.

4.- Hervir los mariscos durante 15 minutos a 100° celsius.

5.- No comer ningún tipo de marisco crudo o mal cocido.

6.- Respetar la cadena de frío. Es decir, productos cocidos que no se comerán inmediatamente, deben ser refrigerados.

La importancia de respetar los tiempos y temperaturas de cocción, explica el experto en salud pública y director de la carrera de medicina de la USS, Víctor Zárate, radica en que con ésto se desnaturalizan las bacterias, muriendo y dejando de ser dañinas para el organismo.

No obstante, en el caso de productos afectados por la Marea Roja ni la cocción evitaría un posible contagio, por lo que es responsabilidad tanto del gobierno como de los privados y la comunidad evitar que estos productos lleguen al mercado.

De no seguir las recomendaciones, el riesgo es padecer alguno o todos los síntomas de intoxicación.

Éstos serían, detalla González, dolor abdominal, diarrea, vómitos, nauseas, cefalea, fiebre.

En casos extremos, puede llegar a la deshidratación, por lo que González señala que “lo esencial es mantenerse hidratado, más aún si se tiene una diarrea de gran volumen. Si comienza con mala ingesta oral, debe ser evaluado en un centro asistencial para reponer las pérdidas de líquidos vía endovenosa”.

En suma, de presentarse alguna emergencia a raíz de alguna de estas situaciones, es importante acudir de inmediato a un recinto de urgencias.