Salud

¿Ahora los niños y adolescentes se duermen muy tarde?: Estas son las recomendaciones de los especialistas

¿Ahora los niños y adolescentes se duermen muy tarde?: Estas son las recomendaciones de los especialistas

La cuarentena por el coronavirus y las escuelas cerradas cambiaron dramáticamente la noción del descanso, en especial entre niños y adolescentes.

Acostarse muy tarde, levantarse muy tarde y dedicar gran cantidad de tiempo a las pantallas se han convertido en tema de consulta cuando ya superamos 4 meses de pandemia.

"Estamos viendo a un montón de niños con una fase de sueño tardío, por lo que les resulta difícil conciliar el sueño a una hora normal", dijo Lisa Artis, directora ejecutiva adjunta de una clínica del sueño británica.

El centro Millpond, en Londres, precisa que, según sus registros, ha habido un aumento del 30% en las consultas sobre desórdenes del sueño en niños, con edades entre los cinco y los 13 años, en comparación con el mismo período en 2018 y 2019.

Para el consultor de medicina pediátrica del sueño, Dr. Michael Farquhar, los adolescentes intentan forzarse a un patrón de sueño que no es natural para su patrón biológico.

"Es posible que quieran levantarse más tarde y la sociedad y la escuela los obligan a seguir un patrón de levantarse antes", ahora con el bloqueo, la sensación de libertad con los horarios está cambiando dramáticamente sus rutinas, lo que genera preocupación para sus padres.

Para los progenitores es una situación de reto regular el sueño de los hijos cuando ellos mismos también pueden estar afectados. Sin embargo, establecer ciertos deberes y límites es importante para un eventual retorno con menos ansiedad y estrés.

Acciones para ayudar a los niños, como mantener los televisores y las computadoras fuera de la habitación, organizar actividades familiares más temprano al siguiente día o colocar alguna "ultima película o programa" para ver antes de dormir, pueden reconducir los hábitos.

Los expertos coinciden en la necesidad de rescatar una rutina regulada sin que se genere mucho estrés en los niños, pues una libertad ilimitada romperá patrones saludables como el descanso, la higiene, la alimentación y la cooperación en el hogar.

Ver cobertura completa