Salud

Científicos se inspiran en Star Wars para desarrollar piel electrónica capaz de recrear el sentido del tacto

Científicos se inspiran en Star Wars para desarrollar piel electrónica capaz de recrear el sentido del tacto

¿Qué pasó?

Un grupo de científicos de la Universidad Nacional de Singapur, en Asia, se inspiraron en "Star Wars" para desarrollar una "piel electrónica" capaz de recrear el sentido del tacto.

De acuerdo al diario El Mundo, los investigadores esperan que su creación permita a las personas con extremidades protésicas detectar objetos, así como sentir texturas o incluso la temperatura y el dolor.

El dispositivo, denominado ACES o Asynchronous Coded Electronic Skin, está compuesto por 100 pequeños sensores y tiene un tamaño de aproximadamente un centímetro cuadrado.

Más rápida que el sistema nervioso

Los investigadores señalan que esta piel artificial puede procesar información más rápido que el sistema nervioso humano, siendo capaz de reconocer de 20 a 30 texturas diferentes. Además, puede leer letras Braille con más del 90% de precisión.

"Los humanos necesitan deslizar para sentir la textura pero, en este caso, la piel, con un solo toque, puede detectar texturas de diferente rugosidad", afirmó el líder del equipo de investigación Benjamin Tee, quien agregó que los algoritmos de Inteligencia Artificial (IA) permiten que el dispositivo aprenda rápidamente.

"Cuando pierdes el sentido del tacto, esencialmente te entumeces (...) y los usuarios de prótesis se enfrentan a ese problema. Entonces, al recrear una versión artificial de la piel para sus dispositivos protésicos, pueden coger una mano y sentir el calor y que es suave", manifestó Tee.

Por otra parte, el especialista aseguró que el concepto de esta piel está inspirado en una escena de "Star Wars" en la que el personaje Luke Skywalker pierde su mano y es reemplazada por una robótica, aparentemente capaz de experimentar sensaciones táctiles nuevamente.

La piel electrónica aún se encuentra en una etapa experimental, sin embargo ha habido un "enorme interés", especialmente de la comunidad médica para conocerla y usarla en pacientes, concluyó Tee.