Salud

Conocer lo que irrita a tu amigo o amiga hace la relación más estable según estudio

Conocer lo que irrita a tu amigo o amiga hace la relación más estable según estudio

¿Qué pasó?

No cabe duda del bienestar que produce tener amigos. Desde ir de compras o al cine, o acompañarte en tus días tristes y en situaciones extremas forman parte de todo lo que pueden compartir los buenos amigos.

De hecho, conocer lo que irrita a un amigo hace la relación más estable y menos frustrante; al menos así lo sostiene un estudio realizado por especialistas de la Universidad Wilfrid Laurier, en Canadá, tras realizar un cuestionario a amigos universitarios sobre las actitudes y situaciones que les molestaba a ellos y a su amigo/a.

De acuerdo a la pesquisa, publicada en la revista Psychological Science, existen muchas maneras de conocer que le gusta o que no a un potencial amigo; sin embargo saber aquello que lo irrita ayudaría a cómo manejar la relación y hacerla más fuerte. Quizá hasta más que saber qué cosas son las que le gustan.

Estudio y resultados

Para llegar a su conclusión las doctoras Charity A. Friesen y Lara K. Kammrath reclutaron estudiantes universitarios, a quienes se les pidió que consiguiera un amigo para participar en el estudio con ellos.

Luego, cada uno de los participantes completó individualmente una encuesta en línea. Dicho cuestionario incluía una lista de "desencadenantes", es decir descripciones de comportamientos que una persona podría encontrar como molestas o desagradables.

Un ejemplo fue el ser escéptico, es decir la conducta que asume una persona demasiada incrédula de la información que recibe, cuando cuestiona cosas que generalmente se aceptan o cuando es muy difícil convencer de algo ya sea una postura o una idea.

La lista también incluía credulidad, timidez social, audacia social, perfeccionismo, olvido y varias docenas de otros posibles desencadenantes.

Es así como tras responder el cuestionario, las investigadoras descubrieron que algunas personas conocían bien aquellas situaciones o conductas que resultaban desagradables y/o molestas para sus amigos; sin embargo, otros casi no tenían idea de lo cuáles serían los comportamientos que les generara incomodidad a sus amigos.

De acuerdo a Friesen y Kammrath justamente el conocer estos detalles marcó la diferencia entre las relaciones de amistad que estudiaron. "Las personas que tenían más conocimiento de los desencadenantes de sus amigos tenían mejores relaciones (...). Tenían menos conflicto con el amigo y menos frustración con la relación", concluyeron.