Salud

¿El asma aumenta los síntomas graves de coronavirus?

¿El asma aumenta los síntomas graves de coronavirus?

¿Qué pasó?

Mantener el asma bajo control y no suspender las indicaciones médicas son clave en la contención de riesgos por coronavirus. En la actual cuarentena, muchos pacientes asmáticos tienen miedo a los efectos del Covid 19 en su organismo, y no es para menos.

El asma es una afección crónica que provoca un estrechamiento de las vías respiratorias, además de inflamación y producción de mucosidad, explica la Clínica Mayo.

"Se puede pensar en el proceso de la enfermedad COVID-19 como una amenaza al estado respiratorio", refiere Enid Rose Neptune, neumóloga y profesora asociada de medicina de la Facultad de medicina de la Universidad Johns Hopkins.

Factor de riesgo

Para Neptune, la mayoría de las personas que no tienen una afección subyacente como el asma tienen una "enorme cantidad de reserva respiratoria” y en casos de una afección importante, como neumonía grave o anafilaxia, tienen más probabilidades de recuperarse que las personas con afecciones respiratorias crónicas, por lo que el Covid 19 representa un factor de peligro para estos pacientes.

El Dr. SK Jindal, director de las Clínicas Jindal y ex Profesor y Jefe de Medicina Pulmonar, en el Instituto de Postgrado de Educación e Investigación Médica, Chandigarh, en India, dijo que las personas asmáticas nunca deben dejar de tomar su inhalador de corticosteroides a menos que así lo solicite un profesional médico.

“Suspender el inhalador de esteroides podría poner al paciente en mayor riesgo de complicaciones con infecciones, ya que perjudicaría el control del asma”.

Estudios

Varios estudios indican que, si bien es cierto que el asma es una condición que obliga a estrechar las medidas de seguridad, no todos los asmáticos contagiados se agravarán si contraen el coronavirus. Como vemos, esta infección causa tan variados comportamientos en el organismo humano, que no existe un patrón definitivo por el que se pueda identificar.

Un estudio demográfico que involucró a más de 1.000 pacientes en el New England Journal of Medicine no registró el asma o las enfermedades pulmonares crónicas como afecciones subyacentes potencialmente preocupantes.

Los expertos advierten que si un inhalador no calma las manifestaciones de un ataque de asma: mucha tos, jadeos, molestias en el pecho y problemas para respirar; es urgente buscar la ayuda médica.

Ver cobertura completa