Salud

Emprender a los 40: ¿oportunidad o riesgo?

Emprender a los 40: ¿oportunidad o riesgo?

La experiencia profesional de una persona mayor de 40 años puede garantizar el doble de éxito que un joven cuando se asume un emprendimiento independiente, reseñó un estudio de la revista Harvard Business Review.

Es una edad de reto, pues los riesgos pueden ser altos y las decisiones a tomar en materia de inversión deben ser mucho mejor analizadas.

Una vez más, los cambios sociales y económicos de los países han impactado en el viraje de conducta de sus poblaciones, y salirse de la zona de confort parece convertirse en una obligación para garantizar un futuro menos dependiente de ingresos fijos, pensiones bajas o golpes de suerte.

También, el aumento de la esperanza de vida y la oportunidad del trabajo en línea ha roto barreras en el acceso a nuevos trabajos, muchos de los cuales no tienen que ser a tiempo completo.

Los grupos de distinta edad están incluidos, aunque con variaciones en el logro de resultados positivos.

“La edad promedio de un emprendedor exitoso en industrias de alto crecimiento como computadoras, cuidado de la salud y aeroespacial es 40. El doble de emprendedores exitosos tiene más de 50 años y menos de 25.La gran mayoría - 75 por ciento - tiene más de seis años de la experiencia de la industria y la mitad tienen más de 10 años cuando crean su startup”, ha publicado el académico Vivek Wadhwa, quien estudió a más de 500 empresas de tecnología con números positivos.

Según Gustavo Méndez, Consultor Digital para personas y Pymes, “la edad no es un impedimento para el emprendimiento”, abunda la información en internet sobre experiencias, hay carreras dedicadas a esta materia y existe suficiente terreno para asesorarse con el foco puesto en el éxito.

Datos de la Fundación Kauffman indican que la tasa más alta de emprendimiento en los Estados Unidos se ha desplazado al grupo de edad de 55 a 64 años, con personas mayores de 55 años casi el doble de probabilidades de encontrar empresas exitosas que aquellas entre 20 y 34 años.

Emprender, a cualquier edad, supone riesgos y oportunidades a la vez, lo que debe marcar la diferencia es prepararse para ello, hacer un plan, motivarse al logro, rodearse de personas entusiastas, no perder la paciencia y estar preparados para los vaivenes del negocio.