Salud

Estudio revela que los parásitos de la malaria absorben el azúcar

Estudio revela que los parásitos de la malaria absorben el azúcar

Un estudio de la Universidad de Estocolmo reveló recientemente que el parásito de la malaria absorbe el azúcar.

Con este resultado, ahora se redireccionan los proyectos médicos enfocados en desarrollar fármacos antipalúdicos.

"Al dilucidar la estructura atómica de la proteína PfHT1 transportadora de azúcar, podemos comprender mejor cómo se transporta la glucosa al parásito", señaló David Drew, Wallenberg Scholar del Departamento de Bioquímica y Biofísica y responsable principal del estudio, quien explicó esto en el artículo publicado en medios especializados.

Objetivos de la investigación

La malaria mata a casi medio millón de personas cada año, según la OMS, señala el artículo, por eso al bloquear la puerta al azúcar, se ha demostrado que se puede detener el crecimiento de los parásitos de esta enfermedad.

"Es un proceso largo desde un compuesto con actividad antipalúdica hasta un medicamento que se puede tomar en la clínica. Sin embargo, con este conocimiento se pueden mejorar los compuestos antipalúdicos conocidos para que sean más específicos del transportador de la malaria", señaló Drew.

"Por lo que no tienen el efecto secundario de detener el transporte de azúcar a nuestras propias células. Como tal, este conocimiento aumenta la probabilidad de que compuestos más específicos puedan convertirse en un fármaco exitoso ", agregó.

Avances de la investigación

La investigación muestra que la glucosa es sorprendentemente capturada por la proteína transportadora de azúcar en los parásitos de la malaria de manera similar a los transportadores en el cerebro humano.

Drew continúa: "Esta conservación refleja la importancia fundamental de la absorción de azúcar, básicamente, la naturaleza golpeó un concepto ganador y se quedó con él".

"A todos los estudiantes de bioquímica se les enseña sobre el proceso de transporte de azúcar y es emocionante agregar otra pieza importante a este rompecabezas", dice Lucie Delemotte, profesora asociada de biofísica en KTH Royal Institute of Technology and Science for Life Laboratory Fellow, que también colaboró en este proyecto.