Salud

¿Fin del dinero en efectivo ante la era digital? Dinamarca ya trabaja para ser un país libre de monedas y billetes

¿Fin del dinero en efectivo ante la era digital? Dinamarca ya trabaja para ser un país libre de monedas y billetes

Los avances tecnológicos están acelerando el fin del dinero físico. La diversificación de los métodos de pago ha facilitado el acceso a bienes y servicios sin necesidad de usar billetes o monedas.

En la actualidad, cualquier ciudadano puede pagar en el mercado usando el sistema biométrico (un lector de huella digital), o accediendo a un código QR. Otros realizan transferencias de dinero entre personas con el número de celular o a través de una aplicación en solo cuestión de segundos, tal como lo están implementando varios bancos en América Latina.

Sin que esté decretado, la transición hacia una moneda no física es ya un hecho, lo que traerá muchas ventajas, como por ejemplo un importante ahorro en los bancos centrales en lo referente a la impresión de billetes y monedas, con todo el gasto asociado a sistemas de seguridad y manejo de volúmenes.

Lejos de ser un riesgo, una moneda digital es más segura pues su emisión y rutas quedan perfectamente grabadas en la “big data”.

De esta forma, las autoridades podrían, en determinados casos, conocer de dónde provino el capital de un  cliente bancario y con ello se reduciría el blanqueo de capitales, financiamientos ilícitos o fortunas hechas a través de actos de corrupción.

Sin embargo, la brecha tecnológica todavía es importante y muchas personas resuelven su día a día con el tradicional efectivo, todo sin contar que por un asunto generacional, muchas personas de la tercera edad siguen entendiendo sus finanzas personales en monedas y billetes.

Las naciones en desarrollo deberán enfrentarse al desafío de garantizar la seguridad de los usuarios ante ataques cibernéticos, hackeo de cuentas e intentos de robo, además de garantizar que nadie quede fuera del sistema.

En Europa, Dinamarca lleva la delantera en este tema y busca la supresión total del efectivo desde hace al menos unos cuatro años. El parlamento danés aspira a convertir al país en una zona libre de efectivo en el año 2030.