Salud

Investigación mundial revela a qué edad las personas son más infelices

Investigación mundial revela a qué edad las personas son más infelices

El economista David Blanchaflower se dio a la ardua tarea de investigar, a través de 134 países, cuál es la edad donde se produce lo que denomina “la curva de la felicidad” en las personas alrededor del mundo, arrojando resultados que a muchos han sorprendido.

De acuerdo con Blanchflower, quien es profesor de la Universidad Dartmouth College y ex miembro del Comité de Política Monetaria del Banco de Inglaterra, las personas son menos felices a la edad de 40 años.

El economista explica que los individuos durante su juventud se siente más motivados por la vitalidad de la edad, pero que al sentir lo primero indicios de la edad, empiezan a desarrollar tristeza hasta que a los 50 años todo se equilibra.

La extensa base de datos analizada -a partir de encuestas internacionales que miden el bienestar de las personas utilizando distintas metodologías- arrojó que en promedio, la edad más infeliz de la gente en los países desarrollados son los 47,2 años, mientras que en los países en desarrollo es 48,2.

"A los 47 la gente se vuelve más realista, ya se dieron cuenta que no van a ser el presidente del país", dice Blanchflower.

Los datos en la investigación publicada por la Universidad de Darmouth College indican las incomodidades van de la mano al ámbito económico, al cuerpo y a la mente.

La felicidad en la mente

La investigación señala que las personas de 50 años son, incluso, más felices que los jóvenes de 20 años.

Se supone que al cumplir esta edad las expectativas materiales son dejadas a un segundo plano para acercarse más a los pequeños placeres de la vida.

“La curva de la felicidad” es mejor para este grupo de personas porque al nivel cerebral son menos ambiciosos y más vinculados a la relaciones con la familia y amigos.

"Es un cambio saludable, pero hay una transición desagradable en el medio", explica.

Las expectativas en las personas mayores son menores que en la mente de los jóvenes, masificando la importancia en los sentimientos.