Salud

Los efectos que producen las olas de calor en quienes padecen diabetes

Los efectos que producen las olas de calor en quienes padecen diabetes

Cada vez estamos más cerca de la llegada del verano y con éste del registro de las altas temperaturas que, entre otra cosas, genera deshidratación cuando los grados son realmente excesivos.

Ante esta situación, los especialistas siempre dan recomendaciones básicas para evitar la descompensación o quemaduras y, muy especialmente, entregan indicaciones específicas a las personas con diabetes, las cuales por su condición suelen sentir más calor que el resto de las personas.

Pero, ¿ por qué las personas diabéticas sienten más calor?

De acuerdo al Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades, estas son algunas razones que explican por qué las personas con diabetes tipo 1 y 2 siente más calor:

  • Ciertas complicaciones de la diabetes, como el daño a los vasos sanguíneos y a los nervios, pueden afectar las glándulas del sudor de modo que el cuerpo no se puede enfriar con la misma eficacia. Eso puede causar agotamiento por calor y golpe de calor.
  • No tomar suficientes líquidos puede elevar el azúcar en la sangre, lo que provoca que la persona orine más, causando a su vez deshidratación.
  • Las temperaturas altas pueden cambiar la forma en que su cuerpo usa la insulina.

Recomendaciones

Debido a la anteriormente expuesto y a fin de evitar un descompensación la Mayo Clinic recomienda a los pacientes diabéticos lo siguiente:

  • Tanto el clima caluroso como el nivel alto de azúcar en la sangre pueden provocar deshidratación. Por lo tanto, es importante que bebas mucho líquido durante todo el día, especialmente agua.  Evita las bebidas alcohólicas y con azúcar, y las bebidas deportivas.
  • Permanece en la sombra el mayor tiempo posible cuando estés al aire libre. De igual manera, es necesario el uso de un sombrero y protector solar.
  • Usa ropa cómoda y ligera que permita que la transpiración se evapore fácilmente.
  • Programa actividades al aire libre durante las horas del día que sean más frescas, por ejemplo, temprano por la mañana o en las últimas horas de la tarde. También es una buena opción  caminar en un centro comercial o en una tienda departamental.
  • Cuando estés al aire libre bajo el calor, considera controlar con más frecuencia tu azúcar en sangre.