Salud

¿Por qué el teléfono tiene más bacterias que el inodoro? Especialistas hacen recomendaciones de higiene

¿Por qué el teléfono tiene más bacterias que el inodoro? Especialistas hacen recomendaciones de higiene

El teléfono celular se ha convertido en un complemento, casi obligatorio, del ser humano. Por eso su tiempo de uso se ha incrementado a nivel mundial por las múltiples aplicaciones en los dispositivos.

Debido a esto, científicos han advertido en distintos estudios, los peligros higiénicos que conlleva usar constantemente el teléfono celular y su relación con enfermedades como dolores estomacales, vómitos y diarrea.

Desde hace casi 10 años ya se alertaba de la presencia frecuente de bacterias fecales en los dispositivos móviles. "Tu teléfono puede estar más sucio que el inodoro", asegura la investigación del Reino Unido.

Uno de cada seis teléfonos móviles en Gran Bretaña está contaminado con materia fecal, detallaba la investigación publicada antes del Día Mundial del Lavado de Manos en 2011.

Los expertos aseguraban que la razón más probable de la bacteria potencialmente dañina que se acumula en tantos dispositivos es que las personas no se lavan bien las manos con jabón después de ir al baño.

Por su parte, Maite Muniesa, profesora asociada al departamento de Microbiología de la Universidad de Barcelona señala: "Tocar el celular no es diferente de tocar otras superficies como timbres, manijas de puertas o auriculares", consigna TN.

Un examen más exhaustivo determinó que la bacteria E.coli estaba presente en el 16% de los celulares analizados, lo que según los científicos solo se explica por una mala higiene de los usuarios después de ir al baño.

Consejos para evitar la contaminación del celular

En varios textos especializados concluyen que la mejor forma de evitar cualquier enfermedad por bacterias del celular, es limpiar el celular con más frecuencia y lavarse las manos al menos 3 veces al día.

Para limpiar el teléfono celular hay que usar una toalla húmeda, con algún producto limpiacristal, una o dos veces al día.

Una recomendación importante es mantener el dispositivo móvil en espacio donde no pueda atraer bacterias peligrosas para el ser humano.