Vida

La nueva estafa de WhatsApp con la que delincuentes roban las cuentas de los usuarios

La nueva estafa de WhatsApp con la que delincuentes roban las cuentas de los usuarios

La pandemia de coronavirus no ha frenado la delincuencia, puesto que por estos días de confinamiento los malhechores han buscado nuevas maneras de buscar cómo estafar y robar a las personas. Internet ha sido una de sus plataformas favoritas y predilectas para hacerlo. 

Esta semana la compañía de antivirus Panda Security ha lanzado una alerta para avisar a todos los usuarios de WhatsApp que delincuentes han ideado una forma de robar las cuentas de la la plataforma y quedarse así con todos sus contactos.

La estafa

El modus operandi de la estafa consta en el envío de un mensaje de texto a la potencial víctima, través de la propia aplicación, donde quienes envían el escrito -los delincuentes- aseguran ser parte del staff de administración de WhatsApp. 

De este modo, le indican que una persona ha registrado la 'app' en su celular con el número que le pertenece a la persona que pretenden estafar, y le indican que esto sería un "inicio de sesión ilegítimo". 

Con el fin de que el usuario -la potencial víctima- verifique la autenticidad de su cuenta, le piden que les envíe el código de seguridad que recibirá a través de SMS en su celular. 

Es en este momento que los delincuentes intentan iniciar sesión en un celular con el número del usuario a estafar, cuya cuenta de WhatsApp se activará al momento de la persona enviarle el mensaje de seguridad que la plataforma les envió a su celular. Luego de ello, los malhechores toman el control total de la cuenta.

¿A qué pueden acceder?

Los delincuentes, al tener en su poder la cuenta de la víctima, pueden tener acceso a sus contactos y grupos que mantenía la persona antes de perder su sesión.

De este modo, pueden suplantar la identidad de la persona, hablándole a sus contactos y pudiendo también de este modo, robarle la cuenta a otras personas de confianza del estafado o pedir contraseñas y otros datos sensibles, ampliando así la red de personas víctimas de la ciberdelincuencia. 

"Se trata de un ataque muy inteligente, porque los delincuentes se sirven de las propias medidas de seguridad de la compañía para convertirlas en una vulnerabilidad", sostuvo el Gerente de Operaciones de Consumo Global de Panda Security, Hervé Lambert, según recoge El Confidencial.

Eso si, los criminales no podrán leer las conversaciones que mantenía la persona al momento de ser robada la cuenta, puesto que el respaldo de dichos mensajes quedan en la memoria del teléfono o en la nube del correo registrado en el celular.